Sugel Michelén: El Pietismo

Actualmente el pietismo es, en resumidas cuentas, la tendencia malsana de muchos creyentes en entender el cristianismo como una experiencia sentimental principalmente, donde el sentimiento, la agradable percepción de ser más santo, está por encima de la verdad. En el pietismo el moralismo aceptado socialmente, el “buen comportamiento”, determina la ética en las acciones del creyente. Leer más de esta entrada

Anuncios

CdH-2: ¿Cuántas cosas debes saber para que, gozando de esta consolación, puedas vivir y morir santamente?

Entender y vivir realmente la experiencia de ser cristiano sólo es posible cuando conocemos correctamente nuestra condición ante Dios, tanto como individuos, como miembros de la especie humana. La Biblia nos revela tal condición.

La segunda pregunta del Catecismo de Heidelberg (CdH) nos lleva a pensar en aquello que debemos conocer de manera primordial para poder vivir la vida de una manera evidentemente piadosa en todo ámbito; una vida no solamente de “actitud positiva” como muchos cristianos la entienden sino una que nos lleve a disfrutar en verdad de la Gracia de Dios y que al mismo tiempo lo glorifique. Esto se logra conociendo tres cosas:

Leer más de esta entrada

W. Robert Godfrey: Verdadero Calvinismo

“Fuerte en doctrina y erudición, pero débil en la vida, la pasión y el evangelismo.” Muy a menudo esta es la imagen popular del Calvinismo. Es probable que algunos Calvinistas de nuestros tiempos sean a veces los responsables de perpetuar esta imagen. En su ansiedad de precisión teológica parece que algunos Calvinistas buscan convertir sus iglesias en sociedades de debate teológico. Para el espectro esta popular imagen es acertada, muchos Calvinistas actuales han dejado de ser auténticos Calvinistas. Leer más de esta entrada

Cómo pastoreo a mi familia – Parte II

(…viene de la primera parte)

6. Tiempo Bíblico

A las 7:15PM todos comenzamos a relajarnos y es entonces cuando digo a los niños: “15 minutos más de ____, y son las 7:30PM.” Mis hijos saben exactamente lo que quiero decir. A las 7:30PM es la hora de la Biblia. Todos nos reunimos en la sala (si es que no estamos ya allí); agarramos la Biblia; y los chicos se amonotonan en mi regazo. La mayoría de las veces leemos la Biblia Familiar Ilustrada ESV [ESV Illustrated Family Bible]. Esta Biblia usa el mismo texto de la Versión Estándar Inglesa [ESV por sus siglas en inglés], pero las historias son selectivas y las imágenes son tan coloridas como geniales. Leer más de esta entrada

Cómo pastoreo a mi familia – Parte I

Esta es la primera parte de un artículo publicado por The Resurgence, el cual me alentó a retomar la importantísima práctica de los devocionales en mi hogar, algo que había descuidado por lo que me arrepiento ante Dios de mi negligencia al respecto. Pastorear nuestra familia, lo cual no es una opción para el cristiano como padre de familia sino una comisión, requiere de voluntad y disciplina. No es nada fácil y abundan las excusas para no cumplir este deber. Que el Espíritu Santo nos inquiete con estas palabras a ser obedientes con el mandato de ser sacerdotes en el hogar. Leer más de esta entrada

C.H. Spurgeon: TÚ lo has dicho

Haz conforme a lo que has dicho

(2 Samuel 7:25)

Las promesas de Dios nunca fueron destinadas a ser puestas de lado como papel viejo. Dios determinó que se usaran. El oro de Dios no es la moneda del avaro, sino es oro acuñado para negociar. Nada place más al Señor que ver sus promesas puestas en circulación. Él se goza cuando ve que sus hijos le presentan las promesas y le dicen: «Haz conforme a lo que has dicho». Glorificamos a Dios al solicitarle el cumplimiento de sus promesas. ¿Piensas que Dios será más pobre por darte las riquezas que prometió; Leer más de esta entrada

C.H. Spurgeon: Cristo es «poderoso» para salvar

Grande para salvar (Isaías 63:1)

Por la frase «para salvar» entendemos el conjunto de la gran obra de la salvación, desde el primer deseo santo hasta la completa santificación. Estas palabras encierran multum in parvo [lat. mucho en poco]. En realidad tenemos aquí toda la misericordia en una palabra. Cristo no solo es poderoso para salvar a los que se arrepienten, sino también para hacer que los hombres se arrepientan. Leer más de esta entrada