¿QUÉ ES LA FE REFORMADA? Necesidad de la gracia de Dios

Sola-Gratia

  • Todos los cristianos afirman la necesidad de la gracia de Dios para la salvación. Sin embargo, varían las posiciones. La iglesia Católica [romana] afirma que la gracia de Dios es necesaria, pero que el hombre debe cooperar con esta gracia, “poner de su parte.” Algunas iglesias evangélicas creen algo parecido, al afirmar que Dios hace su parte, pero el hombre – libremente – debe hacer su parte también. Sin embargo, la Biblia afirma que por naturaleza  estamos muertos en pecado, y que por la sola gracia de Dios, Dios nos resucita en Cristo – ¡estando muertos en pecados! (Efesios 2:5). Esta doctrina de la salvación por la sola gracia de Dios se conocía en tiempos de la reforma con el lema de “sola gratia“.

Leer más de esta entrada

Anuncios

CdH-19: ¿De dónde sabes esto?

Del Santo Evangelio, el cual Dios reveló primeramente en el paraíso (a), y después lo anunció por los santos patriarcas (b) y profetas (c), y lo hizo representar por los sacrificios y las demás ceremonias de la Ley (d); y al fin lo cumplió por su Hijo unigénito (e). Leer más de esta entrada

CdH-18: Entonces ¿Quién es este Mediador que al mismo tiempo es verdadero Dios y verdadero hombre perfectamente justo?

El único que al mismo tiempo es verdadero Dios (a) y verdadero hombre (b) perfectamente justo (c)Nuestro Señor Jesucristo (d), el cual nos ha sido hecho por Dios, sabiduría y justicia, satisfacción y perfecta redención (e) Leer más de esta entrada

CdH-2: ¿Cuántas cosas debes saber para que, gozando de esta consolación, puedas vivir y morir santamente?

Entender y vivir realmente la experiencia de ser cristiano sólo es posible cuando conocemos correctamente nuestra condición ante Dios, tanto como individuos, como miembros de la especie humana. La Biblia nos revela tal condición.

La segunda pregunta del Catecismo de Heidelberg (CdH) nos lleva a pensar en aquello que debemos conocer de manera primordial para poder vivir la vida de una manera evidentemente piadosa en todo ámbito; una vida no solamente de “actitud positiva” como muchos cristianos la entienden sino una que nos lleve a disfrutar en verdad de la Gracia de Dios y que al mismo tiempo lo glorifique. Esto se logra conociendo tres cosas:

Leer más de esta entrada

La Navidad no significa nada si…

Efectivamente, si como cristianos solamente pensamos en la Navidad como en un tiempo de compartir, dar y recibir regalos, celebrar, pasarla bien, etc., sencillamente estamos viendo la navidad tal y como el mundo la ve, es decir una fiesta más para celebrar, que nada tiene que ver con lo que como cristianos creemos o deberíamos creer.

Independientemente de si es verdad o no que Jesucristo nació un 25 de diciembre lo cierto es que es un hecho que Jesucristo, quien es Dios Hijo, un día vino al mundo como hombre, naciendo de una mujer, dependiendo, como todo recién nacido, de los cuidados de otros para su supervivencia. Es este hecho lo que da origen a la Navidad o Natividad que simplemente significa nacimiento. Pero el hecho de que el Hijo de Dios se haya hecho miembro de la familia humana debería inmediatamente llevarnos a la pregunta ¿Por qué lo hizo? Leer más de esta entrada

Mike Pohlman: El Evangelio de la Tecnología

La siguiente es la traducción libre de una entrada de Mike Pohlman publicada hace mes y medio para el blog de la Coalición del Evangelio (The Gospel Coallition). Dicha entrada es con relación a un artículo del New York Times en el que la autora expone la falacia de la fe puesta en la tecnología. Hace no más de una semana vi un video comercial de una compañia de computadoras en el que prácticamente se considera la tecnología como el mesías que sacará el mundo adelante de todos sus problemas. Y es que si la fe no es puesta en Dios, algo tratará ridículamente de llenar el vacío dejado por Él, pero sólo hasta el momento de la crisis, donde el hombre es confrontado a considerar su ignorancia y exhortado a arrepentirse de su necedad, volviéndose al verdadero Salvador: Jesucristo. Leer más de esta entrada

C.H. Spurgeon: Cristo es «poderoso» para salvar

Grande para salvar (Isaías 63:1)

Por la frase «para salvar» entendemos el conjunto de la gran obra de la salvación, desde el primer deseo santo hasta la completa santificación. Estas palabras encierran multum in parvo [lat. mucho en poco]. En realidad tenemos aquí toda la misericordia en una palabra. Cristo no solo es poderoso para salvar a los que se arrepienten, sino también para hacer que los hombres se arrepientan. Leer más de esta entrada