¿QUÉ ES LA FE REFORMADA? La condición del hombre

  • Cuando abrimos la Biblia para conocer a Dios y a nosotros mismos, encontramos ahí un Dios santo y recto, y que nosotros hemos pecado contra la santidad de Dios. Aunque todos los cristianos reconocen el pecado, muchos no tienen claridad en cuanto a las consecuencias gravísimas de él. Los reformados confesamos que el hombre está “muerto en sus delitos y pecados” aparte de la gracias de Dios (Efesios 2:1-2). Creemos que por su propia voluntad, el hombre no puede ni desea convertirse a Dios. Romanos 3:10-11 afirma: “No hay justo, ni aún uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios”. Y más adelante dice Pablo: “Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). El testimonio bíblico afirma en todas partes que esta destitución del hombre es total y radical. Llamamos a esta condición “incapacidad total” [también depravación total]. Algunos cristianos creen que el hombre pecador todavía está libre para escoger a Dios. Afirman un “libre albedrío”. Pero como Jesús dijo, “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere” (Juan 6:44). Los reformados creemos que es muy importante reconocer la gravedad de las consecuencias del pecado. Si las consecuencias son sólo a medias, entonces la gloria de la salvación será para Dios sólo a medias, y la gracia de Dios será apreciada sólo a medias. Pero nosotros confesamos que el hombre está en una condición total y absoluta de esclavitud al pecado y enceguecido por él.

Leer más de esta entrada

Anuncios

C.H. Spurgeon: Cristo es «poderoso» para salvar

Grande para salvar (Isaías 63:1)

Por la frase «para salvar» entendemos el conjunto de la gran obra de la salvación, desde el primer deseo santo hasta la completa santificación. Estas palabras encierran multum in parvo [lat. mucho en poco]. En realidad tenemos aquí toda la misericordia en una palabra. Cristo no solo es poderoso para salvar a los que se arrepienten, sino también para hacer que los hombres se arrepientan. Leer más de esta entrada