Credos, Catecismos y Confesiones de Fe

Como preámbulo, primero me resulta necesario aclarar los términos cuando me refiero a credos, catecismos y confesiones.

En nuestro ámbito evangélico, al menos en El Salvador, rápidamente asociamos esas palabras con la iglesia católica romana y lamentablemente aun el diccionario vincula la palabra catecismo y credo con esta institución. Sin embargo la práctica de catequizar no es exclusiva de la iglesia católica romana, sino que ha sido empleada desde los inicios de la iglesia para instruir a los nuevos convertidos, así como a los hijos de los creyentes y también para fortalecimiento y guía de los creyentes maduros. La palabra catequizar simplemente significa instruir o adoctrinar de manera ordenada. En otras palabras el catecismo es un recurso pedagógico que busca instruir y entrenar a las personas en una materia, en este caso la fe cristiana, por medio de preguntas y respuestas ya dadas de manera ordenada y sistemática; por lo que catecismo nada tiene que ver con la iglesia de roma de manera exclusiva. Leer más de esta entrada

Anuncios

¡Está Vivo!

Si el hecho de que Jesucristo murió por los pecados es el punto central del evangelio, la resurrección de Jesucristo es la firma divina  que da fe de que Su sacrificio fue aceptado por Dios, y por ende da validez total a nuestra fe.

Tan importante es la resurrección de Cristo que son muchos los expositores de la fe que afirman que el símbolo de la cristiandad, más que una cruz, debería ser una tumba vacía. Leer más de esta entrada

¿Por qué tuvo que morir Jesucristo?

¿Te has preguntado alguna vez por qué fue necesario que Cristo muriera de la manera en que lo hizo? ¿No pudo Dios simplemente decir «Muy bien, Yo los amo a todos, así que vengan a mis brazos, me olvido de cuán malos han sido. Qué más da. Los salvo a todos»? ¿Pudo Dios hacerlo así?

La respuesta es simple: NO. Y si lo hubiera hecho, estaríamos viendo a Dios siendo injusto (lo cual no puede ser debido a Su naturaleza inherentemente justa). ¿Por qué? Porque Dios es Dios justo, santo, perfecto, sin mancha, sin tacha, luz plena, como la Biblia nos lo enseña. (Éxodo 34:4-7)

Cuando Dios creó al hombre y la mujer éstos tenían una comunión directa con Dios, nada había que se interpusiera entre Dios y sus criaturas; pero cuando voluntariamente el hombre desobedeció, la perfecta comunión fue de súbito resquebrajada, quedando el hombre totalmente separado de Dios por causa de su injusticia. El hombre no podía estar delante de Dios sin ser aplastado por todo el peso de Su ira sin una pizca de misericordia. Y, asombrosamente, esa misma es la condición del hombre actual, por haber heredado el pecado de Adán desde el día de su concepción. (Oseas 6:7; Salmos 51:5; Romanos 3:23) Leer más de esta entrada

Libro: La Vida Cruzcéntrica por C.J. Mahaney

«La cruz era el plato fuerte de la teología de Pablo; era el mensaje. También enseño sobre otras cosas, pero cualquier cosa que enseñara procedía y se relacionaba con la realidad de que Jesucristo murió de manera que los pecadores se reconciliaran con Dios y recibieran el perdón de DiosLeer más de esta entrada