Qué Pasaría Si Dios Se Presentara en Nuestra Iglesia Este Domingo? (via sujetosalaRoca)

Una excelente entrada que Eduardo Flores de Costa Rica posteó hace casi un mes en su blog.
Me permito “re-postearla” para nuestra reflexión.

En nuestros cultos y reuniones, Soli Deo Gloria.

Esta es la pregunta que hacen Phillip Jensen y Paul Grimmond en su excelente libro, "The Archer and the Arrow" (El Arquero y la Flecha). Qué es lo que concluyen diciendo después de hacer la pregunta? Si Dios le garantizara que Él visitaría su iglesia este domingo, y que Él traería un mensaje para la congregación, directamente de sus propios labios, hablando Su verdad que cambia vidas para las necesidades espirituales de todos, pensaría usted quit … Read More

via sujetosalaRoca

Anuncios

Sola Adoratio. ¿Idolatría de la Alabanza?

Al parecer esta es la consigna de buena parte del evangelicalismo de nuestro país y, hasta donde puedo ver, de toda América. Con Sola Adoratio quiero decir sólo la adoración o sólo la alabanza, dando a entender con esto que la alabanza o, más bien, la música ha sustituido en en gran manera los elementos para glorificar a Dios, no solo en el culto sino en el quehacer de la iglesia misma, como si solamente la música o, a menudo mal llamada, alabanza sea el único medio que Dios nos ha dejado para conectarnos con Él como creyentes. Leer más de esta entrada

Tragedia en Haití: Una respuesta Cristiana

Respecto a la tragedia en Haití, el pastor Sugel Michelén, de Republica Dominicana, en su blog, responde bíblica y filosóficamente al argumento de los ateos que afirma la imposibilidad de que Dios exista habiendo tanto mal y tantas catástrofes como esta en el mundo; de la misma manera responde al argumento deísta que, si bien reconoce la existencia de Dios, sostiene que éste no puede evitar el mal o el sufrimiento humano y que quizá ni siquiera esté interesado en su creación. Leer más de esta entrada

C.H. Spurgeon: La principal de todas las promesas

Yo seré a ellos por Dios (Jeremías 31:33)

       Cristiano, aquí está cuanto puedes pedir. Para ser feliz necesitas algo que te satisfaga. ¿No te basta lo que te ofrece este versículo? Si puedes vaciar en tu copa esta promesa, ¿no dirás con David «mi copa está rebosando» tengo más de lo que mi corazón puede desear? Cuando se cumpla en ti el «Yo soy tu Dios», entonces poseerás todas las cosas. Leer más de esta entrada