C.H. Spurgeon: Dejemos nuestra carga al pie de la cruz

Y cantarán de los caminos de Jehová (Salmos 138:5)


El tiempo en que los cristianos empiezan a «cantar de los caminos de Jehová» es cuando por primera vez sueltan su carga al pie de la cruz. Ni aún los cantos de los ángeles parecen tan dulces como el primer canto que brota de lo hondo del alma del hijo de Dios que ha sido perdonado. Tú recuerdas, sin duda, cómo Juan Bunyan describe esto. Él dice que cuando el pobre peregrino dejó su carga al pie de la cruz, dio tres grandes saltos, y siguió su camino cantando: Leer más de esta entrada

Anuncios

C.H. Spurgeon: Siendo perfectos en Cristo Jesús

Jehová, justicia nuestra (Jeremías 23:6)

El cristiano siempre experimentará grande calma, quietud, alivio y paz al pensar en la perfecta justicia de Cristo. ¡Cuán a menudo los santos de Dios están abatidos y tristes! Sin embargo, no debiera ser así. Creo que no se sentirían abatidos si tuviesen presente la perfección que poseen en Cristo. Hay algunos que siempre hablan de la depravación del corazón y de la innata maldad del alma. Esto es muy cierto, pero, ¿por qué no ir un paso más adelante y recordar que somos perfectos en Cristo Jesús? Leer más de esta entrada

Cómo pastoreo a mi familia – Parte II

(…viene de la primera parte)

6. Tiempo Bíblico

A las 7:15PM todos comenzamos a relajarnos y es entonces cuando digo a los niños: “15 minutos más de ____, y son las 7:30PM.” Mis hijos saben exactamente lo que quiero decir. A las 7:30PM es la hora de la Biblia. Todos nos reunimos en la sala (si es que no estamos ya allí); agarramos la Biblia; y los chicos se amonotonan en mi regazo. La mayoría de las veces leemos la Biblia Familiar Ilustrada ESV [ESV Illustrated Family Bible]. Esta Biblia usa el mismo texto de la Versión Estándar Inglesa [ESV por sus siglas en inglés], pero las historias son selectivas y las imágenes son tan coloridas como geniales. Leer más de esta entrada

Cómo pastoreo a mi familia – Parte I

Esta es la primera parte de un artículo publicado por The Resurgence, el cual me alentó a retomar la importantísima práctica de los devocionales en mi hogar, algo que había descuidado por lo que me arrepiento ante Dios de mi negligencia al respecto. Pastorear nuestra familia, lo cual no es una opción para el cristiano como padre de familia sino una comisión, requiere de voluntad y disciplina. No es nada fácil y abundan las excusas para no cumplir este deber. Que el Espíritu Santo nos inquiete con estas palabras a ser obedientes con el mandato de ser sacerdotes en el hogar. Leer más de esta entrada