CdH-3: ¿Cómo conoces tu miseria?

Entender y llegar a comprender nuestra salvación implica conocer nuestra miserable situación ante Dios como raza caída (alguien que es “salvado” no lo es porque estaba en muy buenas condiciones que digamos). Así, en su primera parte (LA MISERIA DEL HOMBRE, comprendiendo desde la pregunta 3 a la 11) el CdH nos conduce a conocer nuestro estado caído ante Dios. Leer más de esta entrada

Anuncios

CdH-2: ¿Cuántas cosas debes saber para que, gozando de esta consolación, puedas vivir y morir santamente?

Entender y vivir realmente la experiencia de ser cristiano sólo es posible cuando conocemos correctamente nuestra condición ante Dios, tanto como individuos, como miembros de la especie humana. La Biblia nos revela tal condición.

La segunda pregunta del Catecismo de Heidelberg (CdH) nos lleva a pensar en aquello que debemos conocer de manera primordial para poder vivir la vida de una manera evidentemente piadosa en todo ámbito; una vida no solamente de “actitud positiva” como muchos cristianos la entienden sino una que nos lleve a disfrutar en verdad de la Gracia de Dios y que al mismo tiempo lo glorifique. Esto se logra conociendo tres cosas:

Leer más de esta entrada

CdH-1: ¿Cuál es tu único consuelo tanto en la vida como en la muerte?

Esta es la primera de las 129 preguntas del CdH (Catecismo de Heidelberg). Y no en vano es la primera. Afirma cuál es el sostén, la mayor motivación, el catalizador de la vida para los hijos de Dios. Este es el punto de partida de una verdadera cosmovisión cristiana. La forma de ver la vida de acuerdo a la Biblia.

¿Cuál es tu mayor consuelo en la vida? ¿Acaso son tus hijos; tu trabajo; tu buen nombre; tu potencial; un ser amado? ¿Qué pasa cuando estas cosas se van, porque sencillamente no son eternas? ¿Que pasaría si perdieras eso que te da seguridad? Leer más de esta entrada

El Catecismo de Heidelberg – El documento

E.S.T.U.D.I.A.

ES TU Deber Indagar y así Aprender (ESTUDIA)

Bueno, luego de tanto hablar del CdH faltaba nada más presentar al mismo como tal, en español, claro. Leer más de esta entrada