Viviendo al mínimo

Con pesar me he dado cuenta en las últimas semanas que mi corazón estaba lejos de Dios. Me doy cuenta que he amado con evidencias más a este mundo y que mi corazón está aún muy arraigado a las cosas terrenales. Deudas, afán, posesiones, conocimiento, entretenimiento, indolencia, alimentación, vestuario, comodidad, deseos, etc. han sido las cosas que por años, luego de conocer a Cristo, han definido mi existencia.  Leer más de esta entrada

Anuncios

CdH-4: ¿Qué pide la Ley de Dios de nosotros?

Cristo nos lo enseña sumariamente en Mateo 22:37-40: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la Ley y los Profetas. (a) Leer más de esta entrada