Donald Herrera: La “Igle” como mentalidad – Parte III

Por Donald Herrera Terán

La gente de “la Igle” es gente muy ocupada. Pasan su tiempo involucrados en una serie de actividades que en sí mismas son un reflejo de su forma de pensar con respecto al individuo, la familia, la iglesia, el reino, la Biblia, etc.

Son actividades llenas de colorido, organizadas según estándares de “excelencia”, repletas de diversión, juegos, deportes extremos, música contemporánea, etc. Leer más de esta entrada

Anuncios

Donald Herrera: La “Igle” como mentalidad – Parte II

Por Donald Herrera Terán

Tengo un interés especial en el efecto de “La Igle” sobre la mentalidad de los jóvenes. La visión de la “La Igle,” orientada al entretenimiento, les comunica a las mentes jóvenes varias cosas erróneas a los jóvenes.

 1. Les dice que el criterio o estándar para medir la experiencia con la Fe Cristiana es el nivel de satisfacción o gusto personal que hayamos experimentado en una reunión cristiana. Si sirvieron helado entonces tendré una experiencia agradable. Leer más de esta entrada

Donald Herrera: La “Igle” como mentalidad – Parte I

Por Donald Herrera Terán

En estos días pasados noté que cada vez más personas (parti-cularmente jóvenes) hacían referencia a la Iglesia (supongo) con la frase — que es más una abreviatura — “la igle.” Al principio me hizo gracia porque considero la frase como una más de las cientos de abreviaturas no oficiales que utilizamos pero que nos facilitan el idioma: el cole, la micro, la pulpe, la tele, la uni, y muchas más.

Este vocablo me ha sugerido un nombre para esa mentalidad que mira a la Iglesia (frase completa y con mayúscula inicial) más como un club social que como la Asamblea Gubernativa de los Creyentes dirigida por su Señor y Cabeza, el Señor Jesucristo. Leer más de esta entrada

¿Cómo evitar que la gente deje la iglesia por irse al mundo?

Fácil: traigamos el mundo a la iglesia.

Triste y dolorosamente esta la práctica de muchas iglesias que buscan mantenerse relevantes para sus miembros y así estos no se vayan con la “competencia” del mundo. Leer más de esta entrada

¿Por qué la Iglesia no puede ser divertida?

En palabras simples, porque el Evangelio no es divertido.

De acuerdo al diccionario de RAE, divertir significa entretener, recrear; también significa apartar, desviar, alejar. La pregunta es entonces ¿de qué queremos alejarnos queriendo hacer la iglesia y sus cultos divertidos? ¿Qué es lo que no soportamos que necesitamos diluirlo con algo que nos lo haga más fácil? ¿Es acaso la Verdad lo que no soportamos? Leer más de esta entrada