¿Qué es la Fe Reformada? Una Breve Introducción

   Los últimos dos siglos han visto el surgimiento de diversas corrientes  que han captado la atención de muchos cristianos. El racionalismo del siglo XIX llevó a muchos al liberalismo. La teología de “auto-ayuda” de Finney engendró varios hijos, enfatizando “avivamiento”, técnicas para hacer crecer la iglesia, y reduciendo la esencia del cristianismo a una mejora personal y social. La teoría de la evolución afectó a muchos sectores de la Iglesia, tanto en la teología como en las otras ciencias sociales. El existencialismo jugó un papel importante en el siglo XX para la formación de nuevas prácticas y sigue teniendo sus adherentes. La inestabilidad de la teología pentecostal ha conducido al “neo-pentecostalismo” y sus conceptos mágicos de fórmulas para el éxito y la superación personal. Y además los descubrimiento y promoción de los evangelios gnósticos a finales del siglo XX han dado mucha apertura a toda clase de aberración teológica. Soplados así por todo viento de doctrina, muchos cristianos se han desanimado, han abandonado sus iglesias y han perdido la esperanza de una Palabra cierta de Dios.

   Hoy más que nunca apremia un fundamento para la Iglesia y para la vida cristiana. Dios no nos ha dejado sin testimonio, el cual otros en siglos anteriores han conocido y confesado. En las confesiones conocidas como Reformadas encontramos un amplio y claro testimonio de la fe dejada una vez por todas a los santos.

***

   La fe “reformada” nace en el gran avivamiento del siglo 16, que se ha llamado la “Reforma Protestante.” Hombres como Martín Lutero y Juan Calvino condujeron la Iglesia a sus raíces bíblicas e históricas. El deseo de estos hombres era limpiar la Iglesia de tradiciones humanas y las muchas costumbres que habían evolucionado en la iglesia Católica – tales como la veneración de reliquias, la venta de indulgencias, la exaltación del papa – y sobre todo devolverle al pueblo de Dios el evangelio en su pureza.

   Los reformadores demostraron en sus sermones y escritos que la Biblia enseñaba claramente un evangelio Cristocéntrico basado en la gracia de Dios. Demostraron también que los antiguos Padres de la Iglesia, lejos de apoyar las tradiciones romanas, más bien apoyaban en gran medida la fe que estos reformadores proclamaban.

   Al principio, las iglesias Luteranas y Reformadas compartían muchos puntos en su teología, pero con el paso del tiempo surgieron diferencias. La fe Reformada se extendió por muchas partes de Europa y Norteamérica, y luego a muchas otras partes del mundo. Desafortunadamente, desde dentro de las iglesias Reformadas surgieron diversas corrientes, llevándolas a rupturas.

   La más significativa de estas corrientes siguió  a Jacobo Arminio, teólogo holandés, que negó algunos puntos básicos de la fe reformada. Hoy muchas iglesias protestantes son “arminianas” en lugar de “reformadas.”

   En muchos lugares hoy los reformados se denominan “presbiterianos.” Esta rama de iglesias reformadas viene de Gran Bretaña. Mientras que la rama llamada iglesia “Reformada” proviene del continente europeo. Sin embargo, la doctrina de ambas es la misma.

   Por eso, en este panfleto usamos la palabra “reformada” para demostrar nuestra unidad con la “Reforma Protestante” y no con referencia a una denominación en particular. Esto en razón de que algunas denominaciones  que todavía se llaman “Reformadas” o “Presbiterianas” en realidad han dejado los fundamentos de la Reforma.

   Las iglesias reformadas son “confesionales”, es decir, se adhieren a los grandes credos universales (El Credo Apostólico, el Credo de Atanasio, el Credo de Nicea y el Credo de Calcedonia), demostrando así su continuidad y unidad con el Cristianismo histórico. Estos credos son resúmenes de la fe bíblica.

   Las iglesias reformadas también han adoptado otras confesiones del tiempo de la Reforma que tratan temas que los otros credos no tocan. Las confesiones más conocidas son: La Confesión de Fe Belga, La Segunda Confesión Helvética, Los Cánones de Dort, La Confesión de Fe de Westminster, El Catecismo de Heidelberg, y los Catecismos Mayor y Menor de Westminster.

  Lo que ofrecemos aquí no es un sustituto de estas confesiones, que son mucho más amplias, sino un breve resumen de la fe reformada para las iglesias de hoy.

— * — * —

Tomado del librito ¿QUÉ ES LA FE REFORMADA?

Untitled-1

Por Editorial CLIR.

Puede adquirir el libro aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: