CdH-13: ¿Pero podemos satisfacer Su justicia por nosotros mismos?

De ninguna manera. Antes acrecentamos cada día nuestra deuda (a).

.

En primer lugar, no es posible ser hallados culpables ante Dios y nosotros mismos hacer algo para cambiar esa situación por nuestra cuenta. Aquel que peca debe morir sin oportunidad siquiera de poder resarcir el daño u ofensa, pues ésta no se puede revertir hagamos lo que hagamos.

En segundo lugar, decir que podemos pagar por nosotros mismos la deuda hacia Dios nos hace ver como negociadores ante Dios, como seres capaces de igualarse a Él en términos de aplacar su ira a cambio de algo. ¿Que podemos darle a Dios a cambio de nuestro perdón? ¿Qué de nosotros puede convencer a Dios de que perdonarnos es lo mejor para Él? Aquel que se atreva a pensar en siquiera algo que puede darle a Dios para “comprar” Su favor sólo demuestra su gran ignorancia respecto de su insignificancia como criatura corrompida y un desconocimiento total de la grandeza e inmensidad del Dios creador de todo el universo y por lo tanto dueño de todo lo que existe.

La patética realidad es que cada día que vivimos agregamos toneladas al lado del mal de la balanza de la justicia divina.

Lo justo es, entonces, ser condenado eternamente por el infame atrevimiento de desobedecer al Dios Todopoderoso creador nuestro y de todo cuanto existe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: