CdH-12: Si por el justo juicio de Dios merecemos penas temporales y eternas, ¿No hay alguna posibilidad de liberarnos de estas penas y reconciliarnos con Dios?

Dios quiere que se dé satisfacción a su justicia (a); por eso es necesario que la satisfagamos eternamente por nosotros mismos o por algún otro (b).

.

El pecado no puede quedar impune, y menos ante (un) Dios que afirma ser perfectamente santo y justo en sus juicios, de manera que sencillamente no puede pasar por alto las faltas cometidas por sus criaturas por mucho amor que les profese. De ese modo, al pecar se debe pagar la ofensa ante Dios en Su totalidad de manera que Su justicia quede satisfecha y la deuda saldada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: