2012: Renuevo de misericordia

El año 2011 ha terminado. Con él se van recuerdos, buenos y malos, de nuestro caminar en la fe. Metas alzanzadas y muchas otras todavía con camino por recorrer. Sin duda, con mucha información que nos puede dar sabiduría para no cometer los mismos errores en este nuevo año. Lleno también de lecciones que Dios nos da a Sus hijos para caminar mejor junto Él en la Fe.

Viene el 2012 y, gracias a la labor sensacionalista de muchos medios de comunicación, lleno de ansiedad e incertidumbre en muchas personas por las tan aclamadas profecías del fin del mundo en una fecha en particular.

Pero vale la pena recordar que nuestro mundo actual ha sufrido ya varios “fines del mundo.” Además, es natural sentir un poco de temor al saber que el mundo como lo conocemos terminará en algún momento; sin embargo los cristianos, aquellos que hemos puesto nuestra plena confianza en el Dios creador y sustentador de todo el universo hemos de ser congruentes con nuestra fe cuando afirmamos creer en un Dios todopoderoso y soberano. Esta confianza no se basa en la posibilidad de que Dios no pueda o no quiera acabar con este mundo; ni siquiera en la posibilidad de que nuestra vida, la de los hijos de Dios, no llegue a su fin de manera catastrófica. Todo lo contrario. Nuestra confianza radica en que conocemos a Dios, Su voluntad y propósitos para con nosotros, y sabemos que a los que lo aman todas las cosas ayuda a bien, y esto incluye las adversidades y aún la muerte misma, pues ni el pecado, ni la vida, ni la muerte, ni nada creado, sea el sol, la luna o las estrellas cayendo de súbito en nuestro “frágil” planeta, nada, absolutamente nada podrá separarnos del amor de Dios.

De modo que si Dios decide acabar con el mundo esta noche será solamente para manifestar Su gloria y poder y crear un cielo y una tierra nuevos. Si no, es porque sigue glorificándose siendo paciente y misericordioso para con aquellos que aún no se han rendido a los pies de su amado Hijo. Eso sí, llegará el día en que ya sea el  mundo o nuestra vida en particular verá la luz del sol por última vez. Por eso Dios manda a todos los hombres y mujeres en todo lugar a que se arrepientan de sus pecados y se vuelvan a Dios para que hallen Su misericordia. Él no desechará a ninguno que invoque Su Nombre para ser salvo.

Así que ya no importa si vivimos o morimos, pues si vivimos lo hacemos para Él (hagámoslo para Él), y si morimos es porque Él desea ya redimirnos para siempre de nuestra naturaleza pecaminosa que habita nuestra humanidad corrompida.

Sea entonces que vivamos o que muramos, somos de Él; la muerte no podrá arrebatarnos de Su mano.

Que este 2012, sea que acabe el mundo o nuestra vida, o ninguno de los dos, volvamonos a la Fuente de misericordia a beber hasta saciarnos y seguir caminando confiados por el camino de la Luz que es Jesucristo, Rey y Dios nuestro para siempre.

Sola Fide, Sola Gratia, Sola Sciptura, Solus Cristos, SOLI DEO GLORIA.

Anuncios

2 Responses to 2012: Renuevo de misericordia

  1. Gracias, hno. Oswald por estebien meditado mensaje, y este pensamiento a fin de un anyo y el principio de 2012. Siga compartiendo su perspectiva de fe y confianza en los designios de nuestro buen Dios. -Luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: