John Piper: Lo que los terroristas del 9/11 hicieron bien

Por John Piper

Los terroristas del 9/11 estaban regidos  por lo que creían acerca de su futuro. Así es como debería ser. Pero si el futuro que visionas está errado, quedarás impresionado cuándo hayas muerto.

Los terroristas creyeron que al morir como asesinos de los infieles “las mujeres del paraíso estarán esperando.” Aquí está un extracto de uno de sus cuadernos:

Purifica tu corazón y límpialo de todos los asuntos terrenales. El tiempo de diversión y desperdicio se ha ido… esas pocas horas  que se te dejaron en vida son en verdad pocas. Entonces comenzarás a vivir la vida feliz, el paraíso eterno… Lee al-Tauba y Anfal [tradicionales capítulos de guerra del Corán] y reflexiona en su significado y recuerda todas las cosas que Alá ha prometido para los mártires… Sabe tú que los jardines del paraíso esperan por ti en toda su belleza, y las mujeres del paraíso están esperando, llamando, ‘ven aquí, amigo de Dios.’ Están vestidas con sus más bellos atuendos. (Citado de Marvin Olasky, “El Islam vesus la Libertad” Revista World. Sep 10, 2011, p77)

Nosotros también, los discípulos de Jesús, creemos que debemos ser regidos por el futuro. Solamente que nuestra esperanza de recompensa nos lleva a sufrir por los infieles en vez de matarlos.

“Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes.” Mateo 5:11-12

La base de nuestra conducta es lo que creemos acerca del futuro. “Vuestra recompensa será grande.” Pero esta recompensa es comunión el soberano, auto sacrificado Jesucristo. Y tal esperanza nos hace soportar la persecución gozosamente. Matar a los infieles no es la puerta hacia esta recompensa sino sufrir por su salvación.

Este patrón de motivación fue seguido por el mismo Jesús. “Quien por el gozo que le esperaba , soportó la cruz” (Hebreos 12:2). La vida de Jesús también estaba cimentada en lo que él creía acerca de Su futuro. Él se levantaría y reuniría a millones de infieles sacándolos de la incredulidad y los traería, por Su propia Sangre, a perfecta comunión con Dios. Ese gozo lo movió no a matarlos sino a morir por ellos.

Aprendamos de nuevo de los infieles que rechazaron a Cristo y se arrojaron en la llamarada del infierno del 9/11, que el futuro es algo muy poderoso. Tanto el falso como el verdadero. Dios desea que el verdadero futuro gobierne nuestras vidas. Deberíamos ser dirigidos por aquello que creemos acerca del futuro.

Aprendamos de los terroristas: No arrojes tu vida buscando su mismo futuro. Y no la arrojes tampoco al sueño Americano. “Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios” (Romanos 5:2). “Me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha” (Salmo 16:11).

Fue esto lo que llevó a Jesús a la cruz. Y puede llevarte a ti a la Meca.

Traducción libre de Oswald Chamagua para cristianismoreformado.org 

Pueden leer el artículo original en http://dsr.gd/nyBaCl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: