CdH-9: ¿No es Dios injusto con el hombre, al pedirle en Su Ley que haga lo que no puede cumplir?

No (a), pues Dios creó al hombre en condiciones de poderla cumplir (b); pero el hombre, por instigación del diablo (c) y su propia rebeldía, se privó a sí y a toda su descendencia de estos dones divinos.

El hecho de no poder cumplir con las exigencias de un Dios santo no implica injusticia de Su parte al demandar de Sus criaturas algo que no pueden cumplir. Del mismo modo que no es posible hablar de injusticia por encerrar, y aún condenar a muerte, a alguien que padece un desequilibrio mental pero que ha matado o violado a una o varias personas como consecuencia de su enfermedad, así Dios no resulta injusto por ordenar que se haga lo que es bueno y justo sabiendo que el hombre no puede cumplir con ello. Más bien, Dios creó al hombre con tal capacidad de obrar el bien, de agradalo en su estado natural y así estar en armonía siempre con Él; pero el hombre voluntariamente se rebeló contra Su creador al escoger desobedecer, atrayendo sobre sí mismo y sobre toda la raza humana (como representante de la misma) la maldición del pecado, la muerte, la corrupción de su naturaleza y, por lo tanto, la imposibilidad de agradar a Dios obedeciendo sus mandamientos. De modo que el hombre permanece culpable ante Dios, y Dios permanece justo en Su juicio.

Anuncios

2 Responses to CdH-9: ¿No es Dios injusto con el hombre, al pedirle en Su Ley que haga lo que no puede cumplir?

  1. antonio says:

    ¿CUANDO TERMINA LA INOCENCIA DEL HOMBRE
    Y CUANDO COMIENZA LA NATURALEZA PECAMINOSA DEL HOMBRE?

    EN LA COGREGACION SUELEN HACER PREGUNTAS DE ESTE CALIBRE

    • Oswald says:

      Hola, Antonio.
      El hombre ya no es más inocente desde que el primer hombre, Adán, pecó. En Génesis 6 se nos dice que todo pensamiendo y plan del corazón está de continuo inclinado al mal. Así que toda nuestra naturaleza está corrompida, desde el acto más “inocente” que podamos hacer pues está orientado al mal a menos que hayamos sido redimidos; no queriendo decir que con la redención de Cristo recuperemos la inocencia, sino que nos es dada una nueva naturaleza, un nuevo corazón que busca ya no agradarse a sí mismo sino a Dios y eso se refleja en nuetros actos y sus motivaciones más internas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: