CdH-6: ¿Creó, pues, Dios al hombre tan malo y perverso?

No, al contrario. Dios creó al hombre bueno (a) haciéndolo a su imagen y semejanza (b), es decir, en verdadera justicia y santidad, para que rectamente conociera a Dios su Creador, le amara de todo corazón y bienaventurado viviera con Él eternamente, para alabarle y glorificarle (c). Leer más de esta entrada