¿Por qué la Iglesia no puede ser divertida?

En palabras simples, porque el Evangelio no es divertido.

De acuerdo al diccionario de RAE, divertir significa entretener, recrear; también significa apartar, desviar, alejar. La pregunta es entonces ¿de qué queremos alejarnos queriendo hacer la iglesia y sus cultos divertidos? ¿Qué es lo que no soportamos que necesitamos diluirlo con algo que nos lo haga más fácil? ¿Es acaso la Verdad lo que no soportamos?

Para algunos resultará extraña mi pregunta inicial pues están tan acostumbrados al entretenimiento en la iglesia que no conciben una predicación o culto carente de situaciones chistosas que hagan que las dos horas de servicio sean menos aburridas. Sin embargo tal actitud sólo demuestra inmadurez y poco o nulo crecimiento espiritual en la vida de aquellos que ven el culto como un momento de esparcimiento y para pasarla bien y reírse un buen rato con la charla del expositor (ni sermón, ni predicador). Es a los niños a quienes se debe entrener y divertir para que puedan asimilar ciertas cosas por medio de juegos, así como la medicina se les puede diluir con algo dulce. Pero muchos líderes de la iglesia están preocupados por que el culto de jovenes sea “relevante” para ellos y por que el de los adultos no sea “ofensivo” a sus oídos.

Sin embargo es un hecho que la gente madura hace cosas aburridas para tener éxito en lo que hace. No hay nada divertido, por ejemplo, en haber sido fiel a la esposa durante de 20 años de matrimonio y seguir con ese compromiso. No es divertido dejar de ir a juergas por la noches para estudiar hasta el cansancio para terminar una carrera universitaria. Un doctor no busca globos y payasos para diagnosticar un cáncer terminal. No hay nada de chistoso en responsabilizarse por la crianza de los hijos en el Señor y servirles de ejemplo en la vida diaria y comprometerse con Dios para transmitirles la fe. Menos divertido es conocer que el hombre está depravado totalmente y está destituido de la gloria de Dios y que de no arrepentirse y creer en Jesucristo, va camino a la condenación eterna. No arranca una sola carcajada el saber que el Hijo de Dios fue clavado en una cruz para pagar por los pecados.

Una cosa es el gozo que puede producir una verdad, sobre todo aquella que nos da cuenta de haber sido rescatados por Dios del camino de perdición; pero definitivamente es algo muy distinto a la diversión, que se entiende como algo para pasar el rato y dura sólo un momento y que, por lo general, se fundamenta en algo pueril.

Así que es posible entender que hacer cosas “aburridas” tiene mucho que ver con una sana madurez y con sabiduría para vivir la vida; de manera que la iglesia local y sus servicios no son, ni deben ser, para entretenimiento temporal, y menos convertirse el circo en que muchas pseudo iglesias se han convertido.

Sin duda que hay un pequeño lugar para el humor, la risa, y hasta el entretenimiento en algún momento del sermón o de las actividades de la iglesia, como en la vida misma por muy madura que ésta llegue a ser. Pero no pretendamos cambiar el Evangelio transformador que lleva al gozo eterno por dos horas de entretenimiento “celestial”, porque muchos van camino al infierno riendo sentados en las sillas de la iglesia.

Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos. Tú, por el contrario, sé prudente en todas las circunstancias, soporta los sufrimientos, dedícate a la evangelización; cumple con los deberes de tu ministerio. 

2 Timoteo 4:2-5

Sola Scriptura.

Anuncios

6 Responses to ¿Por qué la Iglesia no puede ser divertida?

  1. Rene says:

    Muy buen análisis de lo que ocurre en muchas congregaciones que en vez de tener grupos de oración y evangelismo biblico, tienen un grupo de creativos que constantemente estan pensando y copiando nuevas maneras para hacer la reunión más amena y que la gente no se ofenda, dicen ellos. Ahora ¿a que vamos a la iglesia? ¿no es para adorar y rendir nuestras vidas a Dios? ¿no es para oir lo que Dios tiene que decirnos?. Paul Washer lo dice claramente “La iglesia no teme a Dios, porque no conoce a Dios” . Esta es nuestra triste realidad que lamentablemente va en aumento. Que Dios nos guarde, bendiciones

    • Oswald says:

      Gracias por tu comentario, René. Las iglesias necesitan volver a la Palabra, sencillamente. Se han desviado de ella y por eso “re-inventan” el evangelio, el mensaje y a la iglesia misma, ignorabndo a Dios y Su voluntad. Paul Washer es claro en su predicación y no tiene miedo de ofender a nadie. Hoy las iglesias buscan, cual empresas que buscan acaparar un mercado, la satisfacción del cliente, tristemente.
      Un abrazo.

  2. La foto con elefantes en el santuario es chocante y divertido a la vez. Sabe donde es?… el “contexto”?

  3. Wiito says:

    :O
    este blog es tuyoo?

    y donde sacas toda esta infoO?
    o vos la creas’??

    • Oswald says:

      Sí, mi hermano, el blog el mío. Los post o entradas yo las creo. Algunas son traducciones de otros blogs en inglés (que yo traduzco, más o menos). Y los devocionales, pues esos sí son de Charles Spurgeon; sólo los transcribo porque no tengo escáner. Pero ahi vamos, viejo. Gracias por visitar el blog. Cualquier comentario o sigerencia, bienvenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: