CdH-2: ¿Cuántas cosas debes saber para que, gozando de esta consolación, puedas vivir y morir santamente?

Entender y vivir realmente la experiencia de ser cristiano sólo es posible cuando conocemos correctamente nuestra condición ante Dios, tanto como individuos, como miembros de la especie humana. La Biblia nos revela tal condición.

La segunda pregunta del Catecismo de Heidelberg (CdH) nos lleva a pensar en aquello que debemos conocer de manera primordial para poder vivir la vida de una manera evidentemente piadosa en todo ámbito; una vida no solamente de “actitud positiva” como muchos cristianos la entienden sino una que nos lleve a disfrutar en verdad de la Gracia de Dios y que al mismo tiempo lo glorifique. Esto se logra conociendo tres cosas:

  1. Nuestra miseria. Así es. No es nuestro potencial como humanos, tampoco nuestros logros y lo buenos que somos y ni siquiera cuánto Dios nos ama. Es conocer sencillamente lo que la Biblia enseña acerca de nuestra condición como seres humanos e individuos, a saber: que estamos alejados de Dios por nuestros pecados, muertos espiritualmente y camino a la condenación eterna. Ésta es la más terrible y miserable condición en que alguien se puede encontrar, estar enemistado con Dios.
  2. Cómo ser redimidos de tal condición. ¿Cómo podemos escapar de la miseria en que estamos? ¿Puedo salvarme a mí mismo de esto haciendo cosas “buenas”? ¿Bastará con tener una mejor actitud ante la vida y hacer “mi mejor esfuerzo”? Si no ¿Quién puede salvarme? … Y,
  3. La gratitud a Dios por la liberación. Si Dios nos salva de la condición mencionada en el primer numeral, ¿cuál debe ser mi actitud para con Él? ¿Cómo debo conducir mi vida ahora que ya no me encuentro en la miseria en que estaba?

El CdH lo expresa así:

Tres (a): La primera, cuán grande son mis pecados y miserias (b).

La segunda, de qué manera puedo ser librado de ellos (c).

Y la tercera, la gratitud que debo a Dios por esa liberación (d).

.

Con esta respuesta, la pregunta dos del CdH señala el camino que seguirá la instrucción de este maravilloso documento. En la primera parte, desde la pregunta 3 hasta la 11, el CdH transmite lo que la Biblia enseña sobre nuestra miserable condición como pecadores. En la segunda, desde la pregunta 12 hasta la 85, se nos enseña cómo Dios da la liberación de tal condición a los que verdaderamente han creído, e instruye acerca de la nueva relación que como hijos de Dios, ya no enemigos, tenemos para con Él. En la tercera y última parte, desde la pregunta 86 hasta la 129, el CdH muestra lo que la Biblia en enseña acerca de vivir la vida agradando a Dios verdaderamente ahora que somos parte de su Familia, la Iglesia.

Tomando la analogía en la que la Biblia es considerada el mapa para caminar por la nueva vida que Cristo ha dado a los hijos de Dios, considero al CdH el manual que explica las señales que debemos atender en el camino para no extraviarnos. Será un glorioso caminar por la vida de la fe teniendo presentes las verdades que descubriremos por medio de este Catecismo de Heidelberg.

Soli Deo Gloria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: