A propósito de la lectura obligada de la Biblia en las escuelas públicas

La Asamblea Legislativa de El Salvador había promulgado un decreto en el cual se establecía la lectura obligatoria de la Biblia en los centros educativos del país.

Aunque el Presidente de la República ya vetó dicho decreto, pienso que es necesario para los cristianos reflexionar acerca de este acontecimento y así tener un mejor criterio para proponer soluciones viables que ayuden en cierta medida a aliviar la problemática delincuencial que vive nuestro país El Salvador. Hay muchos que creen que se ha perdido una gran oportunidad de propagar las Buenas Nuevas y sienten que el reino de las tinieblas ha ganado la batalla esta vez. Nada más lejos de la realidad.

A costa de ser considerado por algunos como traidor a la causa del evangelio, quiero expresar que, de acuerdo a mi criterio (el cual procuro en la medida de lo posible que sea lo más cristiano/bíblico posible, como mi cosmovisión) tal medida no era en realidad efectiva para el fin con el que se había decretado. Vale la pena aclarar  que creo en la Biblia como la Palabra de Dios infalible e inerrante, escrita por hombres pero inspirada por el Espíritu Santo y, por ende, con el poder para transformar las vidas de aquellos que con fe buscan conocer la Voluntad de Dios con el propósito de obedecerla, habiendo sido llamados por Dios, nuevamente por medio del Espíritu Santo. Leer más de esta entrada